buscador

Búsqueda personalizada

martes, 5 de abril de 2011

POR QUÉ NO NOS PONEMOS DE ACUERDO





Con una certeza sincera y desapasionada, vos y yo sabemos que tenemos razón. Nos encontramos un día, en los escarceos de la batalla cultural, y descubrimos que estamos de acuerdo en bastantes cosas. Pero todavía existe un gran número de compatriotas que no despegan del rebaño domesticado.

Cuando de política se trata (o sea casi siempre) las charlas se complican, surgen las desavenencias estériles, y los malentendidos previos a la ruptura.

Ya pasó en 2008 con el conflicto de la 125, cuando muchos compañeros, conocidos o amigos que nunca habían visto una gallina o un limonero, se pusieron la camiseta del "campo" y se pegaron la escarapela de los ruralistas (esa que esta manchada de sangre de muchas edades de nuestra sufrida historia).

Y pasa ahora, cuando compran el discurso TN, la denuncia Clarín, el orgullo clasista La Nación, la carne podrida Perfil, la xenofobia macrista, la desmemoria radical, el exabrupto carrió, la adolescencia trotkista, la desorientación del sur, la tilinguería made in Argentina...


Si hablamos de flores o poesía, todo bien; hasta de futbol podemos hablar civilizadamente. Pero no me toques la política. No, por favor. Ya me fui de demasiadas fiestas familiares o encuentros o cenas o asados, para después llegar a casa furioso, indignado, por tanta ignorancia y pelotudez.*


No, no me creas, es una joda, hablemos, hablemos de todo. En este tiempo aprendí que los caminos son bien definidos, sencillos, inequívocos. Son dos, para atrás o para adelante. Nosotros vamos para allá, para el cambio y la reparación, para el protagonismo incipiente, el riesgo, la sorpresa, la mixtura fértil, la imaginación... Avanzamos a fuerza de utopías, sueños, la voluntad, la pasión, el amor propio próximo colectivo. El riesgo...

Si vos pensás bien distinto, y lo fundamentás, adelante, charlemos. En cambio, si repetís conceptos precocidos en las fábricas de mentiras, te enamoran las pavadas en serie que llueven como las malas noticias, te apropias del sermón canalla, y tu voz es un casete opositor con el menú del día diseñado en la redacción del chef apropiador, entonces vas marcha atrás, vivís a contramano, te quedaste solo, perdido en la selva de palabras que te borran la memoria a diario, y renunciaste a la posibilidad de pensar por vos mismo, con miedos inventados, creencias ajenas, prejuicios contagiosos y nocivos; sos un consumidor irredento y bulímico.

El problema es que no nos escuchamos, alguna soberbia mía, algún escepticismo tuyo, efusiones intensas y desproporcionadas, enojos precipitados. Hiato y Silencio. Una cagada.

No sirve. Nos necesitamos. El enemigo está allá, disfrutando nuestras controversias.

Yo no quiero convencerte de nada, ni que cambies. Eso es cosa tuya, es tu elección. Sos libre para elegir tu infierno.

Pero si querés imaginar el paraíso, si te bancás el riesgo, y la alegre incomodidad de la pelea, vení para estos pagos, te estamos esperando.





* Como mentan que hizo el hijo del padre, Néstor había venido despacio y sigilosamente, y puso negro sobre blanco los temas olvidados, escondidos, enterrados; y como aquel, parafraseando el cuento de MATEO (10, 34), lo aggiornò a las circunstancias...

    «No penséis que he venido a traer paz a la tierra. No he venido a traer paz, sino espada. Sí, he venido a enfrentar al hombre con su padre, a la hija con su madre, a la nuera con su suegra; y enemigos de cada cual serán los que conviven con él. El que ama a su padre o a su madre más que a mí patria, no es digno de mí patria; el que ama a su hijo o a su hija más que a mí patria, no es digno de mí patria. El que no toma su cruz y me sigue detrás no es digno de mí patria. El que encuentre su vida, la perderá; y el que pierda su vida por mí patria, la encontrará. Quien a vosotros recibe, a mí me recibe, y quien me recibe a mí, recibe a Aquel que me ha enviado (Perón). Quien reciba a un compañero por ser compañero, recompensa de compañero recibirá, y quien reciba a un justo por ser justo, recompensa de justo recibirá. Y todo aquel que dé de beber tan sólo un vaso de agua fresca a uno de estos pequeños, por ser compañero, os aseguro que no perderá su recompensa. Y sucedió que, cuando acabó Néstor de dar instrucciones a sus compañeros, partió de allí para enseñar y predicar en sus ciudades del conurbano y las demás provincias...



Daniel 
Mancuso










3 comentarios:

Cané dijo...

Porque cuando el necio regurgita lo masticado por otro, no es el necio quien habla, sino ese otro atraves de el.

Muy buen post mancu!

Y claro que lo etamos esperando, tienen hasta octubre para redimirse de su Yo no la vote.

Daniel Mancuso dijo...

es cierto compañero, tienen tiempo y los estamos esperando...

MiTucumán dijo...

¡¡¡Muy bueno lo que escribiste!!!! Es justo la idea que trato de asimilar cuando escucho insultarlos de ladrones a Nestor y a Cristina y me dan ganas de... hablan sin saber y quizás sean gente incapacitada para ver lo bueno (no sólo en política... sino en todo), gente que si no tienen problemas se los inventan...

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de puta

hijos de puta